Arancel de Aduanas

El arancel de aduanas puede contemplarse desde dos puntos de vista: por un lado es un sistema de clasificación de las mercancías objeto de comercio internacional; y por otro es un impuesto que grava las importaciones y, por tanto, una barrera fiscal que forma parte de la política comercial de un país.

Arancel como instrumento de clasificación

Como instrumento de clasificación hay que señalar que las mercancías que se van a exportar o importar  necesitan ser identificadas por las autoridades aduaneras y para ello se utiliza un sistema de clasificación que les asigna un código y una descripción armonizada a nivel internacional.

Este sistema de clasificación es consecuencia de la necesidad que tienen los países de clasificar las mercancías para poder llegar a acuerdos internacional respecto de las políticas comerciales a aplicar. Esta necesidad de armonización en la clasificación generó a finales del siglo XX que bajo la tutela de la OMA (Organización Mundial de Aduanas) se creara El Convenio Internacional del Sistema Armonizado de Designación Codificación de las Mercancías, conocido como Sistema Armonizado.

El arancel de aduanas como impuesto: tipos de derechos arancelarios 

En el momento en el que se realiza la importación de un producto se aplican entre otras medidas y barreras comerciales unos impuestos a la importación. Los más importantes son el arancel y el IVA, aunque ocasionalmente se pueden aplicar otros como los derechos antidumping.

El arancel respecto de su forma de cálculo puede ser ad valorem (porcentaje sobre el valor en aduana), específico (según unidad de medida), mixto (suma de ad valorem y específico) y compuesto (arancel con un mínimo, un máximo o ambos).

Para conocer el arancel que se aplica en la importación de un producto y la deuda aduanera que se generará (arancel más otros impuestos) se necesita conocer, al menos, tres datos fundamentales: mercancía a importar (mediante su código Taric), país de origen de la mercancía y Valor en aduana.